“La Victoria sobre las Circunstancias”

 

El poder de Dios que se mueve en el creyente, nos asegura victoria en la confrontación con el mundo de pruebas.

 

Paso 2: Crea que el camino de Dios siempre es perfecto.

 

Hay muchos misterios en esta vida que no podemos explicar. Los cristianos sufren las mismas tragedias y tristezas que otras personas. En tiempos de gran sufrimiento, necesitamos escuchar que Dios dice: “Estad quietos, y conoced que yo soy Dios” Salmo 46:10.

 

La voluntad de Dios llega a nosotros de dos maneras Su voluntad directa y Su voluntad permitida. La voluntad directa de Dios es lo que Él desea que suceda. La voluntad permitida de Dios es lo que Él permite que suceda. Absolutamente nada le puede suceder al hijo de Dios aparte de la voluntad de Dios, ya sea Su voluntad directa o Su voluntad permitida.

 

Es muy difícil para nosotros comprender muchas cosas porque las estamos viendo desde nuestra perspectiva terrenal y no desde la perspectiva de Dios. Pero Dios no se equivoca. No importa cómo se ven las cosas en este mundo, todas las acciones de Dios son perfectas. No es posible mejorar Sus caminos. La Biblia dice:

 

“En cuanto a Dios, perfecto es su camino” Salmo 18:30.

 

En una ocasión un hombre hizo un reloj enorme y se lo mostró a una persona que nunca había visto la maquinaria de un reloj.

 

relo

 

El que había hecho el reloj, le mostró la maquinaria del reloj a aquel hombre y le preguntó qué pensaba del que lo había hecho.

 

El hombre observó unos engranajes grandes y otros chicos, algunos giraban en una dirección y otros en otra, unos daban vueltas rápidamente, otros lentamente. Al observar esta aparente confusión, el hombre contestó: “Creo que el hombre que hizo esta maquinaria está loco”.

 

Entonces el que había hecho el reloj le mostró a su amigo la cara del reloj y le preguntó qué pensaba del que lo había hecho. El hombre miró las dos manecillas del reloj que caminaban de manera regular, cada una en su propio círculo, y cada una indicando perfectamente la hora del día, y respondió: “Creo que la persona que hizo este reloj es la persona más sabia que jamás haya vivido”.

 

Esta historia nos ayuda a comprender una gran verdad referente a la vida. Estamos del lado terrenal, y vemos sólo nuestro lado de lo que Dios está haciendo, y por eso no podemos ver Su diseño y plan perfecto. Los “engranajes” del reloj parecen estar marchando de manera desordenada, y algunas veces parece que no tienen ni propósito ni diseño.

 

Pero un día veremos el lado “celestial” de las acciones de Dios. Veremos Su diseño y plan perfectos para nuestras vidas, y diremos: “Señor, Te adoro y Te doy las gracias. Tu camino en verdad es perfecto”.