LA BIBLIA TRANSFORMA

 

Una Ilustracion:

 

A un colportor bíblico lo asaltaron a mano armada en un bosque en el corazón de Sicilia. Se le ordenó encender fuego y quemar los libros que llevaba. Cuando tuvo encendido el fuego pidió permiso para leer una porción de cada libro antes de quemarlo. De uno leyó Salmo 23.

 

Este es un buen libro; no lo quememos. Dámelo a mí – dijo el ladrón.

 

De otro leyó el capítulo 13 de 1 Corintios, el capítulo del amor.

 

Esto es bueno; dámelo. No lo quememos – dijo nuevamente el ladrón.

 

De otro leyó una parte del Sermón del Monte, de otro la parábola de El Buen Sembrador, y de otro la parábola del Hijo Pródigo; en cada caso con igual resultado. Por fin no quedó por leer algo de ningún libro y ninguno había sido quemado.

 

El colportor pudo continuar su viaje; pero sin sus libros.

 

Años más tarde se encontró con el ladrón otra vez, pero ahora convertido en un ministro ordenado. Los libros habían hecho la transformación.

 

La cosecha de la Biblia es la cosecha de vidas cambiadas en todas partes del mundo.