“Creados para relacionarnos con Dios”

 

 

             Estoy tomando un studio sobre: “Entendamos qué es la intimidad con Dios” y quiero compartir con usted un poco.

 

 

             En los últimos años, el término “intimidad con Dios” se ha convertido en una de esas frases que los cristianos introducen en sus conversaciones, pero ¿cuántos de nosotros sabemos en realidad lo que significa? Si yo le pidiera a usted que la describiera, ¿podría hacerlo? Parte del problema es que en nuestra cultura la palabra intimidad se ha convertido en sinónimo de sexo. Pero estamos hablando de una unidad spiritual que no se basa en los sentidos físicos. Dios es espíritu Juan 4:24Juan 4:24
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

24 Dios es Espíritu, y los que lo adoran, en espíritu y en verdad es necesario que lo adoren.n

WP-Bible plugin
, y así es como debemos relacionarnos con Él.

 

 

               Para ayudarnos a comprender en qué consiste relacionarnos con el Señor, examinemos los escritos de David, a quien la Biblia llama un hombre conforme al corazón de Dios Hechos 13:22Hechos 13:22
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

22 Quitado este, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: “He hallado a David, hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero”.z

WP-Bible plugin
. Salmo 63:1-8 da una viva descripción de su absorbente pasión por su Señor.

 

 

               Anhelo de Dios. El elemento más evidente en este salmo, es una sed y un anhelo porel Señor, Salmo 63:1. Cualquier otra búsqueda en la vida parece un seco desierto en comparación con una relación íntima con Dios. Nuestras almas y nuestros espíritus jamás estarán satisfechos hasta que descubramos el gozo de la devoción al Único que puede llenar nuestro vacío Salmo 63:5. La pasión de David tenía, incluso, un elemento físico: “mi carne te anhela” Salmo 63:1. A veces, quienes tienen una relación particularmente estrecha con el Señor, sufren por no tener más de Él.

 

 

                    Sentidos espirituales avivados. El aspecto de la profunda relación de David con Dios, era su capacidad de verlo Salmo 63:2. Uno de los resultados de tal intimidad es el avivamiento de nuestros sentidos espirituales. Al aprender a conocerle más profundamente, “vemos” a Aquel que es invisible. Nuestra comprensión de su naturaleza y de sus caminos aumenta de manera dramática; la Biblia cobra vida y propósito; y una nueva sensación de discernimiento guarda nuestra mente. Junto con esta sensibilidad espiritual viene la clara comprensión de que todo se origina en el Señor, no en nosotros mismos.

 

 

                      Satisfacción y realización personales. Dios se apodera de nuestros pensamientos y de nuestras emociones Salmo 63:5-6. ¿Recuerda usted lo que se siente estar enamorado? Nadie tuvo que decirle a usted que pensara en su ser amado; sus pensamientos volaban automáticamente a esa persona. Así es como se siente cuando amamos al Salvador. El gozo de estar en su presencia nos satisfice como ninguna otra cosa.

 

 

                     Confianza y dependencia. Dios se convierte en nuestro refugio en las tormentas de la vida cuando nos deslizamos debajo de sus alas protectoras y nos aferramos a Él con total dependencia Salmo 63:7-8. Quienes conocen la intimidad con Él sienten la seguridad que se tiene cuando se someten a su voluntad. Puesto que conocen el corazón del Señor y confían en su bondad y en su sabiduría, no tienen ninguna razón para temer.

 

 

                ¿Quién no querría tener una experiencia rica y gratificante con el Señor? Pero no sucederá de forma automática o accidental. Pensemos en cómo se desarrollan las relaciones humanas. Las amistades no son instantáneas; deben ser cultivadas. De la misma manera, a la unidad espiritual con el Todopoderoso hay que buscarla de manera diligente.

 

 

                  Llegar a conocer a Dios El primer paso en nuestra búsqueda de intimidad con el Señor es llegar a conocerle, quién es Él, qué hace, cómo piensa, y qué desea. Aunque Dios es invisible e inaudible para nuestros sentidos físicos, una relación íntima con Él se cultiva de la misma manera que las amistades humanas: pasando tiempo juntos, comunicándonos, siendo vulnerables, y compartiendo intereses.

 

 

 

                        Pasar tiempo juntos. Nunca conseguiremos relacionarnos con el Señor a menos que invirtamos tiempo y esfuerzos para llegar a conocerle. Una relación descuidada simplemente no crecerá en riqueza o profundidad. ¿Está usted demasiado ocupado para pasar tiempo con Él cada día? Si es así, las exigencias apremiantes de su agenda le están robando un grandioso tesoro eterno: la grata y profunda comunión con Dios.

 

Preguntas de studio:

 

  1. ¿Cómo caracteriza el Señor Jesús a la amistad, en Juan 15.13-15? Si queremos ser considerados sus amigos, ¿qué debemos hacer? ¿Qué “información privilegiada” revela Cristo a sus amigos?
  2. Según Juan 14.23-26, ¿qué debemos hacer con la información que el Señor Jesús nos da? ¿Quién nos ayuda a entender lo que Él dice? ¿Cómo es descrita la intimidad con el Señor en el v. 23?
  3. Lea Salmo 63.1-8. ¿Qué hace David para comunicarse con Dios? ¿Qué emociones experimenta él por su unidad con el Señor? Note cómo se enternece el alma de David por su relación con el Señor?

 

Entece este estudio porque he estado experimentando una serie de experiencia con mi Dios que se que se debe a mi relacion intima con el, mis deseo son de conocerle mas, agradarle, servirle, y adorarle hasta que El venga o me lleve con El, Amen!